Mantenimiento industrial

PCI - SOLUCIONES TECNICAS DE ASISTENCIA AL MANTENIMIENTO, S.L. Una relación mutuamente beneficiosa.

Desde hace más de 5 años, se mantiene una relación mutuamente beneficiosa con la empresa SOLUCIONES TECNICAS DE ASISTENCIA AL MANTENIMIENTO, S.L. Esta empresa ha diseñado e implementado un software de gestión que permite llevar a cabo un control del mantenimiento industrial. Este software denominado PGMwin ha sido implantando en más de 20 empresas en Cantabria, de diferentes sectores (balnearios, talleres mecánicos, empresas del sector químico y del sector alimentario, extendiéndose su implantación a más de 100 empresas en todo España, y desde hace varios años en empresas ubicadas en Suramérica.

El software PGMwin ha sido elaborado por personal vinculado al mantenimiento industrial y ha sido diseñado para que sea manejado por el personal del departamento de mantenimiento. Su manejo es sencillo e intuitivo, permitiendo desde gestionar incidencias, órdenes de trabajo, órdenes de compra o mantenimientos programados, hasta permitir un control detallado de almacenes, control documental, control de proveedores, así como la planificación y registro de proyectos.

PGMwin permite una gestión del mantenimiento nada condicionada, de tal manera que si el cliente no quiere operar con el módulo de compras, no condiciona para la gestión en otros módulos. La cantidad información a introducir para que el software sea operativo es mínima y el poder de registro de información en el software, no siendo esto un condicionante  para la gestión con el software, es muy amplio. El software puede opoerar con fotografías y documentos prácticamente en cualquier formato.

PCI complementa este software de gestión con la impartición de formación práctica, así como diseñando e implementando una gestión del mantenimiento interno de la empresa, acorde a las necesidades de la empresa.

La dirección web del software de gestión es:

http://www.pgmwin.com/principal.htm

PGMwin, un pequeño gran software de gestión del mantenimiento industrial

La finalidad de toda empresa es gestionar y optimizar al máximo todos sus recursos con el fin de producir los bienes y servicios que permiten dar continuidad y expansión al negocio. El éxito de toda actividad empresarial depende de todas las partes que forman la estructura de una organización.

El mantenimiento de planta es una de las partes más importantes en una organización empresarial y afecta a todos los activos de la empresa, representando normalmente entre un 5 y un 20% de los costes totales de la empresa.

Mantenimiento no es solo reparar. El incremento en los costes y la complejidad del mantenimiento, así como su efecto final en la producción, establece la necesidad de la planificación, administración y seguimiento de los procesos de mantenimiento. Para realizar esta tarea, se ha ido evolucionando en el tiempo pasando de sistemas manuales a sistemas de gestión del mantenimiento informatizados (GMAO, CMMS).

La mayoría de estos sistemas incluyen módulos básicos para identificación y codificación de activos, ordenes de trabajo, mantenimiento preventivo, historial de eventos de equipos, administración de compras y gestión de almacén de repuestos así como herramientas para el análisis de la cantidad de información que genera el día a día de cualquier proceso industrial. Estos módulos básicos pueden proporcionar los cimientos de un efectivo sistema de administración de mantenimiento.

Generalmente los beneficios visibles, son los que derivan de automatizar las tareas repetitivas para saber si el mantenimiento ha sido efectuado, teniendo un control de los costes y recursos empleados. Aun tratándose de algo sumamente importante, quedarse sólo con esta idea, resulta muy pobre y no permitirá agilizar el retorno de la inversión que supone la implantación del sistema. Identificar por qué y cómo los equipos se desgastan y fallan, permitirá a los responsables del mantenimiento desarrollar estrategias para tratar de eliminar las causas del fallo, en definitiva, eliminar tiempos de no producción. A la hora de amortizar la inversión, este sí es un factor importante, por no decir el principal.

La implantación del sistema, proporcionará beneficios fácilmente medibles, que justificarán el gran esfuerzo y recursos necesarios para ponerlo en marcha.

Entre estos se incluirán:

  • Mejor control del trabajo.
  • Mejor planificación y programación del trabajo.
  • Mejores prácticas de mantenimiento Preventivo y Predictivo.
  • Programación automática de tareas e inspecciones.
  • Posibilidad de monitorizar las tendencias en los equipos para reconocer las causas de fallo.
  • Menor inventario de partes de trabajo, menos papeleo.
  • Mejor análisis de la información para determinar las causas de fallos.
  • Mejor estimación de los costes de mantenimiento y por consiguiente, mejor administración del presupuesto.
  • Mejor capacidad para medir el desempeño de las actividades de mantenimiento.
  • Mejor nivel de información de mantenimiento, creación de base de datos histórica.
  • Optimización y reducción de stocks de repuestos.
  • Trabajo dentro de los estándares de calidad y medio ambiente, certificaciones
  • ISO 9000, ISO 14000.
  • Integración de la prevención de riesgos laborales. Certificación OSHAS 18000.

Un programa de gestión del mantenimiento, es una poderosa herramienta de administración, pero sólo eso, una herramienta. La adquisición y puesta en marcha de un sistema de este tipo significa una inversión enorme de capital y recursos humanos, generalmente, sólo al alcance de las grandes compañías. Para obtener el máximo rendimiento de estas aplicaciones, debemos definir primero el alcance y objetivos que deseamos obtener al utilizarlas.

La decisión de informatizar el mantenimiento es una responsabilidad muy seria, implica imponer  una disciplina de trabajo al grupo de técnicos de  mantenimiento, tradicionalmente independientes y difíciles de controlar. Por otro lado, los datos de mantenimiento tendrían que ser extremadamente detallados y no provenientes de diferentes personas con diferentes criterios que utilizan nomenclaturas inconsistentes.

Es necesario preparar formatos para estandarizar la información y asegurar que los datos sean lo más reales posible. Cuando decida implantar un sistema de este tipo, tenga en cuenta esta consideración ya que la obtención de buenos resultados dependerá de cómo se han introducido los datos en el sistema.

Es necesario hacer una evaluación de nuestras prácticas actuales de mantenimiento, para definir las necesidades de prácticas mejores. Desarrolle un plan estratégico, preferiblemente a largo plazo, basado en prioridades por acción. No intente implantar el sistema de un día para otro.

Establezca un equipo humano para la implantación y puesta en marcha, implique personal de mantenimiento, producción, administración etc. De la aceptación y convencimiento del personal afectado, dependerá el éxito futuro del sistema

Proceso de implantación del software PGMwin

Como ya hemos comentado en la introducción de este producto, el éxito de todo sistema de gestión reside en como se programe y planifique su implantación.

Para esto vamos a explicar de una forma breve como sería un proyecto tipo en el que el asesoramiento y la coordinación del proyecto de implantación realizado por el cliente seria llevado a cabo por el personal de

La decisión por parte del cliente de adoptar como sistema de gestión de mantenimiento, en buena lógica, viene después de aprobar el presupuesto presentado por el distribuidor de la aplicación. En este punto en el que nos encontramos, ya deberían estar claras cuales son las necesidades reales del cliente.

El siguiente paso a seguir será crear el equipo de trabajo necesario para la implantación. Un equipo tipo sería el siguiente:

Jefe de proyecto: Persona perteneciente al cuerpo directivo bien de la empresa o del departamento de mantenimiento. Su misión será la de apoyar y facilitar los medios necesarios tanto humanos como materiales para la implantación.

Gestor del proyecto: Técnico de implantación de PGMwin. Su cometido será, además de informar al jefe de proyecto de la marcha del mismo, el servir de apoyo al equipo humano, del cliente, creado para la implantación. Será la persona encargada de comunicar a los técnicos de desarrollo de las posibles incidencias o necesidades derivadas de la implantación.

Responsable de puesta en marcha: Técnico altamente cualificado cuya principal misión mientras dura el proyecto de implantación será el distribuir y supervisar diariamente el estado de los trabajos, informando tanto al jefe como al gestor del proyecto de las incidencias ocurridas.

Técnicos de mantenimiento: Encargados de alimentar el sistema con toda la información necesaria para generar las bases de datos iniciales. Estarán bajo las órdenes directas del responsable de puesta en marcha.

Técnicos de informática: Su misión será la de suministrar, configurar e instalar todos los medios necesarios para el correcto funcionamiento del sistema. Reciben información directa del gestor del proyecto.

¿Quieres saber más de PCI?

Llámanos al (+34) 685 164 333


PCI

Aspiramos a convertirnos en una empresa de referencia dentro del sector de la consultoría en el norte de España.

Esperamos disponer de un laboratorio acreditado que permita certificar la calidad de productos industriales, principalmente del sector de la siderurgia, que nos posibilite ofrecer servicios de análisis competitivos a nuestros clientes.

Dónde estamos

Of. Admón. -Fact. – Cont.
C/ José María de Pereda, 1 - entresuelo derecha
39300 - Torrelavega

Of. Técnica
C/ Alfonso Álvarez Miranda 9, Pol. Ind. de Barros
39400 - Los Corrales de Buelna